Barco impreso en 3D compite en una regata

Barco impreso en 3D para una histórica regata

Barco impreso en 3D compite en una regata

Un barco impreso en 3D, participó en la histórica regata atlántica que se desarrolla cada dos años desde La Rochelle a la Martinica, con una etapa en las islas Canarias, para atravesar el Océano Atlántico.

Éste es un proyecto de un grupo de jóvenes italianos que participará en el Mini Transat 2019.

El proyecto es de los chicos de Ocore, la startup de Palermo fundada por Francesco Belvisi, Daniele Cevola y Mariga Perlongo, el cual se destacó en diciembre del año pasado con la victoria de la 15ª edición del Premio Nacional de Innovación.

El objetivo

El objetivo es lanzar el barco, un Mini 6.50, para el próximo mes de octubre: el capitán será el joven romano Alessandro Torresani, el cual participará en las clasificaciones que lo llevarán a navegar en el Mini Transat 2019.

Son 4.000 millas en solitario, que se completarán en octubre de 2019, sobre barcos de una longitud de seis metros y medio.

Se trata del primer barco en el mundo producido por un robot impreso en 3D, a través del cual Ocore pretende demostrar el potencial de la tecnología que permite la realización de un proyecto tan ambicioso.

Una de nuestras grandes fortalezas -dice Francesco Belvisi- es poder crear estructuras complejas, livianas y muy resistentes, gracias al algoritmo que nos respalda en la estrategia de depositar el material”.

La innovación de Ocore, continúa Belvisi, nos permite producir “grandes objetos estructuralmente optimizados en geometría y ligeros, perfectos para navegación de alto rendimiento”.

Tecnoología innovadora

La tecnología de esta empresa puede encontrar amplias aplicaciones incluso fuera de la náutica y de hecho, precisó Daniele Cevola:

“El Mini 6.50 tiene finalidades de marketing estratégicas, principalmente, para promover aquello innovador que podemos lograr con nuestra tecnología, no sólo en el campo de navegación, sino en todos aquellos donde se requiere ligereza y el máximo rendimiento”.

Ya varias multinacionales aceptaron el proyecto para patrocinarlo y apoyarlo, creyendo en este trabajo: el grupo alemán Lehvoss en particular participó en el desarrollo de nuevos materiales, mientras que Autodesk proporcionó software de diseño.

El Mini 6.50 que conducirá a Alexander tendrá la guía del Circolo della Vela Sicilia, que ya está comprometido con Luna Roja en la próxima Copa America.

“Al estar registrado en el Circolo della Vela Sicilia, -concluyó Torresani- y participar en un prestigioso reto para mí es un gran honor y una gran responsabilidad. Es un gran reto, pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo”.