Asalto al mítico Cabo de Hornos

Julbo Sail Session
Asalto al mítico Cabo de Hornos

Cruzar el mítico Cabo de Hornos es toda una hazaña, el equivalente marino a coronar el Everest. El pasado mes de noviembre, Franck Cammas, uno de los regatistas más laureados del mundo, rodeaba la legendaria lengua de tierra a bordo de un catamarán volador (con foils, apéndices verticales situados por debajo del casco que a ciertas velocidades le permiten elevarse sobre la superficie del agua), acompañado por el alemán Johannes Wiebel, un aficionado a la vela que fue elegido mediante un concurso organizado por la marca de gafas Julbo. Nunca antes una embarcación de este tipo había navegado por esta zona hostil del planeta.

Ahora un cortometraje titulado ‘Foilig the Cape Horn’, dirigido por Sébastien Laugier, cuenta esta aventura única. En 10 minutos, la película muestra el desembarco de los tripulantes, la llegada del barco desmontado, la inspección de la Armada chilena, la visita a una pequeña escuela en Puerto Toro, el pueblo más meridional del planeta, y la espera hasta encontrar una ventana meteorológica favorable para emprender la travesía.

No fue un desafío sencillo. Hubo que esperar durante tres días a que el viento dejara de registrar rachas de hasta 50 nudos. Finalmente, a las 7:00 horas el día D, los protagonistas logran zarpar. Dos horas después, comienza el asalto final: Yohannes y Franck se enfrentan a este acantilado de casi 400 metros cubiertos de vegetación. El catamarán va adquiriendo poco a poco velocidad hasta que sus cascos comienzan a elevarse por encima del agua. Están foileando, volando. Son los pioneros, misión cumplida. El equipo de apoyo lo celebra por todo lo alto con la tradicional botella de whisky incluida.