America’s Cup. La era de los FOILS

La tecnología de vanguardia ha estado en el corazón de la America’s Cup desde sus inicios y el espectáculo deportivo de este año no será diferente ya que los equipos van en busca de una ventaja crucial.

La revolución más grande ha venido en la forma de los barcos ellos mismos con los cambios polémicos con todo innovadores en los últimos años que transforman la esencia misma de la clase de la taza de las Américas más allá del reconocimiento.

El Yacht America, el ganador original de The America’s Cup en 1851 y el barco que dio su nombre al trofeo, fue una goleta de monoplaza de 101 pies que tenía casi 5,300 pies cuadrados de volumen de vela cuando navegaba a favor del viento.

En las carreras del pasado, estos yates monocasco con velas tradicionales, cruzaron lejos de mirar espectadores en un poco peatonal 17 millas por hora.

En contraste con los yates de la America’s Cup Class (ACC), los catamaranes de fibra de carbono de casi 50 pies de largo que competirán en la 35ª America’s Cup en Bermuda y que cuentan con alas de alas y tecnología hidrodinámica que permiten a los barcos volar por encima del agua.

La ilusión impresionante se logra por los barcos que se levantan por encima del agua por una aleta de fibra de carbono del tamaño de una tabla de surf – conocido como un papel de aluminio y por lo que los barcos acelerar, también se levantan fuera del agua.

Usando la elevación generada por los daggerboards y los timones con alas, la idea es guardar el casco completamente del agua; Navegando en cambio en un par de láminas de fibra de carbono invertida-L que actúan como un dispositivo de elevación.

El resultado creado, en contraste con los lindos pero lentos barcos del pasado de la America’s Cup, es que los catamaranes de alta velocidad de hoy “volarán” mucho más cerca de los fanáticos en el Gran Sonido de las Bermudas y en la America’s Cup Village, a velocidades que alcanzan Casi 50 nudos (93kph), o, para ponerlo en contexto – casi tres veces la velocidad del viento!

La tecnología “Foiling” no es una novedad en la navegación, de hecho ha existido por décadas, y fue introducida en la 34ª America’s Cup por el equipo de Nueva Zelanda, pero ahora es parte integral de la America’s Cup y una enorme área de Diseño e investigación de los equipos.

La evolución de este año también ha dado otro paso adelante en avances con una prioridad de diseño clave centrada en la potencia de cálculo y el uso de energía almacenada para operar el sistema hidráulico que controla la aleta de alas y las láminas.

Otro cambio clave en las carreras de la actual America’s Cup es el uso de velas rígidas, de nuevo más parecidas al ala de un avión de pasajeros de aviones de pasajeros de jumbo.

Mientras que las cabezas de proa tradicionales siguen formando parte de un barco moderno de la America’s Cup, la principal fuente de propulsión es creada por wingsails, en términos científicos, una “estructura aerodinámica de camber variable” que ahora reemplaza a la vela suave más convencional y algo Que desnaturalizaría a un marinero desde 1851.

En aquel entonces, las velas eran de lona, ​​increíblemente pesadas, lentas y pesadas para controlar o adaptarse y requerían cientos de horas-hombre para hacer y mantener. Además, las reparaciones o actualizaciones de las velas tomaron días, o semanas, y las tripulaciones tuvieron que lidiar con un gran número de velas a bordo, lo que requirió grandes cantidades de gente y tiempo para poner, cambiar o tomar abajo.

Ahora, los barcos de America’s Cup usan alas de alas que son similares a las alas que se ven en los aviones o los coches de F1, con la diferencia principal de que están diseñados para proporcionar ascensor en ambos lados para acomodar los barcos navegando en cualquier tachuela.

La geometría de las aletas de alas proporciona una elevación significativamente mayor y una mejor relación de elevación a arrastre que las velas tradicionales, y son infinitamente más complejas que las velas convencionales, pero también ayudan a crear una increíble acción de carreras.

El cambio revolucionario, y la búsqueda de avances tecnológicos para mejorar sus niveles de desempeño este año, ha llevado a equipos competidores a entrar en alianzas técnicas con empresas especializadas en tecnologías aeroespaciales.

Land Rover BAR ha ganado sólidos aliados de Fórmula 1 con Red Bull Advanced Technologies, encabezado por el diseñador de coches del Campeonato Mundial de Constructores de Fórmula 1, Adrian Newey, además de contratar a Martin Whitmarsh, ex CEO de McLaren Racing, como CEO.

Mientras tanto, ORACLE TEAM USA ha entrado en una asociación técnica con Airbus, mientras que Artemis Racing se ha aliado con el gigante de alto rendimiento Cosworth, todo lo que contribuye a dar forma a lo que promete ser un espectáculo de alta velocidad emocionante y alucinante en el agua este verano.