Alex Pella pone la vista en la Barcelona World Race

Alex Pella pone la vista en la Barcelona World Race

Alex Pella pone la vista en la Barcelona World Race

 

La Barcelona World Race aparece en el horizonde de Alex Pella, inmerso ahora en la preparación de la Jacques Vabre que hará con Lalou Roucayrol.

Desde su participación en la Barcelona World Race 2010/11, Alex Pella ha escrito el palmarés más brillante de un solitario español, con un triunfo en la Ruta del Ron y un récord estratosférico alrededor del mundo.

El 26 de octubre de 2005, en Salvador Bahía, al finalizar la Mini-Transat se convertía en el primer español en ganar una etapa de esta regata oceánica y el tercer no francés en hacerlo.

Desde entonces la progresión de Alex ha sido espectacular. Comenzó a nevagar en Class40 y en 2009 saltó a los IMOCA con el objetivo de participar en la Barcelona World Race 2010/11 junto a Pepe Ribes a bordo del Estrella Damm. Lograron el New York-Barcelona Transoceanic Sailing Record, con 12 días, 6 horas, 3 minutos y 48 segundos y el cuatro puesto en la vuelta al mundo barcelonesa, en una regata emocionante en la que dieron lecciones de cómo superar averías, ciclones y lesiones personales.

Alex continuó navegando en el circuito IMOCA y regresó al Class40 con el Tales II, un extraordinario barco de diseño y construcción españoles al que dio alas con un 2º en la Transat Jacques Vabre 2013 y luego con una extraordinaria victoria en la Ruta del Ron 2014. Con este triunfo, el navegante barcelonés se convirtió en el primer español en ganar una regata oceánica. Alex logró también el récord de la prueba al emplear 16 días, 17 horas, 47 minutos y 8 segundos de Saint-Malo a Guadalupe. Su mérito se agrandó al haber navegado sin ayuda de ningún patrocinador.

Por entonces Alex ya había comenzado a navegar en maxitrimaranes. Con el Prince de Bretagne 80 de Lionel Lemonchois ganó la Route des Princes 2013, y en 2015 se incorporó al equipo de Francis Joyon a bordo del IDEC Sport, como segundo patrón. En enero de 2017 logró otro éxito espectacular: el Trofeo Julio Verne, con un registro estratosférico de 40 días, 23 horas y 30 minutos y 30 segundos alrededor del mundo. Este logro le valió ser elegido como ”Personaje del año” de la náutica española por la Asociación Española de Prensa Náutica.

Alex apunta de nuevo a la Barcelona World Race con un proyecto que él define como “ilusionante”. Pero antes participará de nuevo en la Transat Jacques Vabre que tiene su salida el próximo 5 de noviembre. Lo hará en la categoría Multi50 a bordo del Arkema junto al navegante francés Lalou Roucayrol. Luego tiene el proyecto de batir el récord Hong-Kong – Londres con el Maserati.

En plena preparación de la travesía del Atlántico a dos, nos ofrece sus reflexiones.

P: Tu evolución oceánica es un poco de manual: empezaste en el Mini para saltar al Class40 y luego al IMOCA y a los Ultime ¿Crees que es un modelo que puede adoptarse en España o sólo tiene sentido en un país como Francia?

R: No…Yo he sido autodidacta, no salgo ni de un centro de formación, ni de alto rendimiento, ni de una comisión, o algo parecido…Nosotros venimos de navegar en familia. Siempre digo que si estoy donde estoy es por mi entorno, mi familia y mis amigos. Digo esto por no creo que en mi actividad haya una carrera de un navegante igual a otra.

Pero entiendo tu pregunta, y si echo la vista a atrás, parece que mi carrera este pre-diseñada, pero nada de eso. Siempre he funcionado según las oportunidades. Estoy donde estoy por el trabajo del día a día. En cuanto al país, hay que estar donde esté la actividad.

©Jean-Marie Liot / DPPI / IDEC

P: ¿Cuál crees que fue el valor que aportaste a un proyecto como el del IDEC Sport? ¿Cuál fue tu relación con Joyon?

R: Es muy difícil hablar de uno mismo. Cuando me llamó Francis, yo estaba en un momento muy bueno, y me dio una gran parte de responsabilidad del proyecto con muchísima libertad, tanto en el trabajo diario en tierra como después en el agua. Eso inmediatamente me hizo sentir muy cómodo, me dio confianza y creo que conseguí contagiar esa confianza e ilusión al resto del equipo. Sinceramente ésa ha sido mi gran aportación al grupo. Al final: dos años fantásticos a bordo del IDEC Sport. Francis es un marino único e irrepetible y una persona realmente extraordinaria. He disfrutado y aprendido muchísimo junto a él. Seguimos muy ligados, de hecho tenemos proyectos juntos de futuro.

P: ¿Y ahora estas preparando la Transat Jaques Vabre, con el equipo Arkema a bordo de un Multi50? ¿Qué tal tus sensaciones en este trimaran? ¿Y con Lalou y el equipo? ¿Qué objetivo os habéis marcado para la regata?

R: Sí, otro Multicasco, un Multi 50. Estos barcos son rápidos y muy divertidos. Es también para mí una experiencia nueva ya que debuto en esta clase. En cuanto a concepto, el barco es muy parecido a mis anteriores experiencias en multicascos pero en más pequeño, más manejable, más nervioso, más húmedo, y por supuesto mucho más inconfortable… Mi adaptación al Arkema Teamha sido muy rápida, ya que no disponemos de mucho tiempo.

Yo llego aquí en substitución de Karine que se lesionó durante la calificación. Tengo que decir que me siento muy bien acogido por Lalou y todo el equipo. Este es un equipo familiar, con gente apasionada, en él me siento súper cómodo. Lalou tiene una enorme experiencia en este tipo de barcos y conoce a la perfección el suyo, esto me hace la vida muy fácil a bordo.

Objetivos…Como siempre dar el máximo, disfrutar y pasar buenos momentos en el mar.

P: Tu triunfo en la Ruta del Ron fue el primero que logró un navegante español en una regata oceánica. ¿Te sientes reconocido? ¿Te ha facilitado las cosas para lograr patrocinio con otros proyectos?

R: Puede, el reconocimiento es siempre muy diverso. La Ruta del Ron es un evento mayor en Francia, yo la gané en la clase pequeña y más numerosa, sin patrocinio y con un barco diseñado y construido en España. Esto tuvo un gran impacto en el mundo de la vela Bretona. Desde entonces estoy muy solicitado por equipos y navegantes Bretones. Estoy navegando con los mejores, con gente súper interesante y también muy diversa. Noto que eso me ha hecho progresar muchísimo. Yo estoy muy cómodo en Bretaña, el respeto que tienen hacia mí es mutuo. Allí me puedo expresar al máximo como marino. Sin embargo, no tengo un proyecto personal desde la Ruta del Ron. Ahora estoy en una posición bien diferente a la de hace unos años atrás. Es mucho más probable que un patrocinador venga hacía mí para montar un proyecto, que no a la inversa.

P: ¿Qué consejo principal darías a un novel español para forjarse una carrera como regatista oceánico?

R: Pues…Se me hace difícil dar consejos…Diría que hay que disfrutar con lo que uno hace, encontrar tu sitio, y ser honesto y exigente con uno mismo.

Evidentemente en España la arrancada es difícil porque el mundo del mar es muy desconocido para la gran mayoría de nuestra sociedad. Pero hay que ir a por lo que uno siente, siempre valorando lo riesgos. Lo bueno, es que hasta el momento, uno siempre es libre de escoger su camino.

©María Muiña

P: Tu participación en la Barcelona World Race de 2010/11 a bordo del Estrella Damm con Pepe Ribes estuvo llena de momentos muy emocionantes ¿Cuáles recuerdas y cómo los recuerdas más de seis años después?

R: Sí, hubieron muchos…Pues de entrada cuando nos dieron la oportunidad de estar en un gran equipo, ése fue un gran momento. Después, toda la preparación junto al equipo y por supuesto la propia Barcelona World Race en la que vivimos todo tipo de situaciones. Una gran experiencia para mí.

P: ¿Cómo va tu proyecto?

R: Tengo varias propuestas, es un poco pronto para poder anunciaros algo. En todo caso todas son ilusionantes… Siempre voy paso a paso y ahora me centro en la Transat Jacques Vabre, entre Le Havre y Salvador de Bahía con salida inminente, y después para enero en el récord de la Ruta del Té entre Hong Kong y Londres a bordo del MOD 70 Maserati. Aunque no esté a menudo en casa, sigo muy de cerca las noticias de la FNOB, así como de la evolución de los proyectos que van a estar involucrados.

P: ¿Qué opinas del formato de la regata: dos etapas con parada en Sydney y posibilidad de cambiar de co-skipper?

R: En mi opinión, me parece acertado. Para mí este cambio se adapta a la evolución de la clase IMOCA. Esto sin duda va a dar entrada a gente nueva en la clase, en un momento en el que parece que hay un cambio de generación en la misma.