Red Bull Cabo del Miedo 2016, surfeando a ras de acantilados

Red Bull Cabo del Miedo 2016, surfeando a ras de acantilados

La Red Bull Cape Fear o Red Bull Cabo del Miedo 2016 es uno de esos eventos que se saca de la manga esta marca de bebidas energéticas para hacer salir de su círculo de confort a aquellos deportistas que buscan los límites.

En este caso, la Red Bull Cabo del Miedo 2016, reta a un grupo de 16 locos surfistas que aceptan la invitación de Red Bull para enfrentarse a un spot muy complicado donde las olas rompen a escasos metros de un acantilado de piedra caliza llena de aristas y dientes afilados.

Este spot está situada en el extraradio de la ciudad australiana de Sydney, en una bahía denominada Botany Bay donde lo más cercano es un mega polígono industrial dedicado a la transformación química de productos.

La ola, llamada comunmente por los locales como “Ours” es despiadada donde los “wipeouts” son inevitables. Esta ola no es ninguna broma ya que hay que sumar a la circunstancia que rompe a pocos metros de un acantilado asesino, el hecho de que no hay prácticamente profundidad por lo que si te revuelca una buena ola, el impacto contra el fondo puede ser definitivo.

Gracias al destino, nadie resultó gravemente herido, pero por suerte. El surfista Justen Allport sobrevivió a uno de los revolcones más impresionantes de la historia de la Red Bull Cabo del Miedo y ya se encuentra recuperándose de sus heridas, con un profundo corte en la cabeza y en su hombró derecho.

 

Después de dos días de competición en la Red Bull Cabo del Miedo 2016, se coronó al ganador a la “insensatez” (a vista de la mayoría de los mortales), al joven, de escasos 18 años, Russel Bierke. Sin lugar a dudas, a esas edades la cordura es una de las características menos comunes en los seres humanos.

Pese a que los 16 surfistas eran conscientes de que se estaban jugando el tipo en cada ola, después de finalizar la Red Bull Cabo del Miedo 2016 se han reafirmado en que ha valido la pena la recompensa.