4 nudos marineros indispensables

4 nudos marineros indispensables

4 nudos marineros indispensables

Los nudos marineros son una herramienta indispensable. Conocerlos nos pueden salvar de más de un apuro en el mar, por lo que es recomendable ser hábil a la hora de hacerlos. Por ello hemos hecho este articulo para que descubras como hacerlos o para que aproveches para refrescar la memoria.

Los nudos marineros son una herramienta vital para todo marinero

Los nudos marineros son esenciales para todo grumete que se precie ya que nos pueden salvar de algún que otro apuro. Por ello, os vamos a enseñar los 4 nudos marineros que todo usuario de los mares debería saber

1. Llano

Este nudo marinero es muy práctico también para la vida diaria. Sirve para atar cualquier cosa, como los cordones de los zapatos, cintas de regalo… 

El llano es un tipo de lazo que une dos cabos entre sí. No es muy fuerte pero es muy práctico y fácil de hacer. 

Este nudo consiste en dos nudos simples, como el que nos hacemos en el primer paso para atar los cordones de los zapatos, pero hacemos cada uno en direcciones opuestas. Es decir, si primero pasamos el cabo de la derecha por encima del de la izquierda, el siguiente paso es pasar el de la derecha por debajo del de la izquierda.

 

2. As de Guia

Este, sin duda, es uno de los nudos marineros más usados abordo. Este nudo consiste en una gaza fija que no se escurre ni se deshace independientemente de la tensión a la que esté sometido.

El uso más común de este nudo es para enganchar la vela a los cabos que nos van a permitir manejarla durante la navegación.

El as de guía es un nudo muy fácil de hacer que es recomendable practicar en distintos ángulos y situaciones para coger práctica y velocidad debido a que se trata de un nudo de alto uso.

3. Ballestrinque

De todos lo nudos marineros, el ballestrinque es el más usado para sujetar cabos al pasamanos, poste… Por ejemplo, es usado para colgar las boyas de defensa al pasamanos de los barcos.

Este nudo se puede deshacer fácilmente ya que no aguanta tensiones intermitentes ni que la fuerza sobre el cabo provenga de distintos ángulos.

Es muy simple de realizar, consiste en dar dos vueltas al cabo sobre el lugar al que pretendemos atarlo, la segunda vuelta, el cabo debe descansar sobre la primera vuelta. Se afianza el cabo, cuando le damos una tercera vuelta, el cabo debe pasar por debajo de la tercera vuelta para que se sujete.

4. Ocho

El ocho, como su nombre indica, es un nudo marinero en forma de dicho numero. Este es de los nudos marineros más importantes ya que impide que los cabos, al llegar al extremo, se salgan de sus enganches, de las poleas, guías, etc.

Es muy fácil de deshacer por lo que se recomienda apretarlo con fuerza dejándole un tramo de cabo al final.